Qué lujo llegar a la plaza de Santa Llucia, y que un hombre esté tocando con su guitarra y cantando la canción de Lucía de Serrat. Qué lujo dibujar mientras escuchas a Silvio. Qué lujo...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

quiero ese lujo tampien para mi enseguida estoy con vosotras para daos la lata jajaja.un besote .c

La niña del lapiz dijo...

Que bonitas son tu ilustraciones que delicada es la lienea. Me encanta tu estilo es genial.

Un saludito :-)

Casadesnuda. dijo...

que pasada me encantan estos ultimos trabajos y estudios sobre el cuento
es tan suelto tan fresco!